Estrategias de comercio internacional

¿El inglés sigue siendo la lengua franca de Internet?

Durante años, las compañías han ofrecido servicios a consumidores globales exclusivamente con sitio web en inglés. ¿Tienen una idea equivocada?

Avatar de Craig Witt
Craig Witt

06 de febrero de 2018

3 MIN. DE LECTURA

Los idiomas fomentan las conexiones humanas y conforman nuestras vidas diarias en gran medida, tanto en el mundo real como en línea. En el mercado global, los clientes confían más, y gastan más, en sitios web que literalmente hablan sus idiomas preferidos.

Aun así, muchas compañías importantes recién están empezando a valorar el papel fundamental que tiene el idioma para los clientes globales en línea. No solo rige nuestras conversaciones y comportamiento en línea, sino que también limita la información a la que tenemos acceso.

Los clientes confían más, y gastan más, en sitios web que literalmente hablan su idioma preferido.

Hace veinte años algunas investigaciones permitieron determinar que alrededor del 80 % del contenido de Internet se publicaba en inglés. Esto no es ninguna sorpresa, ya que Internet fue desarrollada originalmente en EE. UU. y el Reino Unido y fue adoptada rápidamente en estos países.

En la actualidad, las empresas necesitan más que sitios web únicamente en inglés si quieren comunicarse de forma efectiva con los clientes globales. Internet y el mundo han cambiado radicalmente desde mediados de los años 90. Para mantenerse competitivas, las compañías deben mantener el ritmo.

Eso fue antes, ahora es diferente

El gran aumento en el acceso a Internet durante la última década ha influido ampliamente sobre el contenido en línea. La cantidad de usuarios de Internet a nivel mundial es de alrededor de 3.6 mil millones, casi un 60 % más con respecto a los 2.21 mil millones de usuarios informados en 2015. Gran parte de este crecimiento ocurre en mercados emergentes, donde el inglés se habla como una segunda lengua, si es que se habla.

Entre mediados de los años 90 y mediados de la década de 2000, el contenido en inglés bajó del 80 % a alrededor del 45 % del contenido total en línea, y algunos expertos dicen que es inferior al 40 %. Esta tendencia fue impulsada por la adopción global de tecnología móvil y de smartphones, además del surgimiento de las redes sociales.

Un estudio de 2011 reveló que, a lo largo de la década, explotó la cantidad de páginas de sitios web que no están en inglés, especialmente en árabe, ruso, chino y español. Actualmente el chino es el segundo idioma más usado en línea, con un aumento sorprendente: 2,227 % desde 2000. El español se encuentra en un distante tercer lugar, con el árabe que representa el cuarto puesto con un rápido crecimiento.

El porcentaje en descenso del contenido en inglés ya es evidente en las redes sociales. En la actualidad, China e India son líderes mundiales en Internet y el uso de redes sociales. Para 2023, casi la mitad de la población de China usará redes sociales. China no es un mercado que tiene el inglés como primer idioma y en India casi el 90 % de los residentes no habla inglés.

Algunos estudios sugieren que alrededor de la mitad de todas las publicaciones en Twitter se escriben en idiomas que no son inglés, y los consumidores que hablan japonés, español, portugués e indonesio son los más activos.

El uso de las redes sociales es alto en los mercados mundiales en los que en general se habla inglés.

El impacto comercial

Este panorama lingüístico en constante evolución tiene un gran impacto sobre el comercio global en línea. Según una encuesta de 2006 de Common Sense Advisory, el 73 % de los encuestados prefería comprar en su idioma materno. Ocho años después, el grupo realizó un estudio a mayor escala. La demanda de los consumidores aumentó al 75%.

Según la encuesta de 2014, casi el 60 % de los encuestados "pasaba más tiempo en sitios en su idioma que en sitios en inglés o directamente boicoteaba las URL en inglés". Además, los consumidores globales manifestaron una disposición a pagar más por los artículos si la información descriptiva se ofrecía en su idioma de preferencia.

Esta tendencia se extiende más allá de los mercados emergentes. Un estudio de 2011 de consumidores europeos en línea reveló que, cuando tienen la posibilidad, el 90 % de los encuestados siempre elige su propio idioma. Casi el 20 % dijo que nunca visitó sitios web que no estaban disponibles en su idioma.

Más del 40 % dijo que nunca compra productos y servicios en otro idioma.

En resumen

La conclusión es clara: el inglés ya no es lengua franca de Internet desde hace muchos años y, a medida que la adopción de Internet continúa creciendo a nivel mundial, el contenido en idiomas que no son el inglés será cada vez más importante para las empresas.

Para mantenerse competitivas a nivel mundial, las compañías de todas las industrias deben ofrecer experiencias en línea que estén dentro del mercado y del idioma y sean accesibles para los consumidores locales en sus dispositivos preferidos. Adoptar estas mejores prácticas inclusivas es fundamental para lograr el éxito comercial internacional.

Avatar de Craig Witt
Craig Witt

06 de febrero de 2018

3 MIN. DE LECTURA

Siga aprendiendo

Información relacionada que podría interesarle