China: no es el fin del mundo
 
Avatar de Chris HutchinsPor: Chris Hutchins
12 de mayo de 2016

China: no es el fin del mundo

El crecimiento económico de China está disminuyendo. Los analistas ofrecen un panorama desalentador. Sin embargo, nuestro experto tiene una perspectiva diferente.

 

La economía de China no está evidenciando el crecimiento vertiginoso que solía tener año a año en épocas pasadas. Su sector industrial está pasando por una situación especialmente crítica. Los medios gráficos de tirada diaria que se especializan en el ámbito económico parecen alternar su definición de la situación entre calamitosa y realmente calamitosa.

Sin embargo, nuestro análisis sugiere que las cosas no están tan mal como parece, especialmente para las compañías occidentales que tienen interés en captar a la creciente clase media de China a través de canales en línea. (Ampliaremos este punto más adelante). Con todo, no se puede negar que luego de más de 40 años de experimentar un crecimiento impresionante, la economía de China ha dejado de ser pujante.

Con el objetivo de combatir la recesión, y contribuir a que diez millones de trabajadores industriales chinos conserven sus empleos, el gobierno está tomando medidas orientadas a impulsar el crecimiento. El día lunes, recomendó incentivos para las compañías chinas, que buscan fomentar las exportaciones. Los lineamientos de la política desarrollada en este marco, que incluyen mayores préstamos bancarios y primas de seguro más convenientes para los exportadores, tienen por objetivo recuperar el terreno perdido, producto de la merma en las exportaciones el mes pasado.

La situación de la economía mundial, relativamente restringida (en comparación con la situación de las últimas cuatro décadas, que fueron de gran crecimiento en las exportaciones), no es de mucha ayuda. Tampoco ayuda demasiado el incremento en la competencia de otros mercados asiáticos.

La situación parece ser grave en todos los ámbitos

Sin duda, esto es una realidad. El Consejo de Estado del gobierno emitió el lunes un mensaje de tono desalentador: "En este momento, la situación del comercio exterior es grave y compleja, la situación de incertidumbre e inestabilidad empeora, y las presiones provenientes del sector industrial de refinamiento y comercialización son cada vez mayores", expresó.

Y las malas noticias no terminan aquí: una investigación reciente del Wall Street Journal arrojó que China continúa produciendo acero, aluminio y otros productos industriales básicos para evitar el cierre de fábricas que no generan ganancias, aunque esto ha provocado un exceso de materiales ultraeconómicos en el mercado mundial. Esto está dañando seriamente a la competencia y provocando desempleo en otros mercados, entre los que se encuentra EE. UU.

En un reciente artículo de opinión publicado en The New York Times , el autor de nacionalidad china, Murong Xuecun, sugiere que la ansiedad en la clase media de China es cada vez mayor. Las redes sociales locales reflejan estos temores: Los 10 motivos de ansiedad de la clase media, es el título de uno de los debates propuestos. Otro dice: ¿Serán los ciudadanos de clase media los nuevos pobres?.

"La falta de seguridad económica se suma a la lista de preocupaciones constantes que impregnan la vida cotidiana, tales como la polución y la contaminación de agua y alimentos", escribe. "...Es muy común escuchar conversaciones sobre cómo sacar el dinero del país o convertirlo a moneda extranjera".

Una perspectiva diferente

Los medios gráficos especializados en el ámbito económico están en todo su derecho de tratar incansablemente el tema del colapso de la economía. Pero también es justo reconocer que el año pasado, la economía de China registró un crecimiento vertiginoso del 6.9%. (En contraposición a esto, la economía de EE. UU. experimentó un crecimiento del 2%, comparando el 1° trimestre del 2015 con el 1° trimestre del 2016. La economía de Alemania tuvo un crecimiento del 1.7%).

Tal como lo habían pronosticado los analistas, gran parte de este crecimiento fue impulsado por gastos en el sector de consumo. Los ingresos familiares en la zona urbana aumentaron casi un 10% en China el año pasado. La apuesta a largo plazo de este país en cuanto a pasar de una economía meramente industrial a una basada en el sector de los servicios con mayor margen de ganancia está dando sus frutos: el año pasado, se generaron 13 millones de puestos de trabajo, la mayoría de ellos en el sector de los servicios. Esto permitió superar el objetivo de 10 millones que se había fijado el gobierno, informó recientemente Forbes .

Este incremento laboral no fue exclusivo del 2015. Durante el primer trimestre de este año, el sector de los servicios se expandió casi en un 8%.

Hablamos con Eric Watson, estratega mundial en Internet de nuestro equipo de Crecimiento Global, sobre el tema. ¿Sigue siendo China un mercado apto para ser captado por las compañías occidentales y uno en el que puedan generar ventas, especialmente dentro del ámbito de Internet?

"Absolutamente, especialmente si analizamos las posibilidades a largo plazo de la economía china", explica Eric. "Incluso ahora, a corto plazo, hay varios indicadores alentadores".

Crecimiento por doquier

"Para empezar, el nivel de consumo está creciendo", dice Eric. El fenómeno de ventas minoristas de China, Alibaba, pronto superará a Walmart y se posicionará como la cadena de venta minorista más importante del mundo, gracias al increíble crecimiento de su plaza de mercado en línea, Tmall, y a otras plataformas de comercio electrónico. El año pasado, los consumidores chinos gastaron casi $500 mil millones en sitios y servicios de Alibaba. Sus ventas se incrementaron en aproximadamente un 40% durante el 4° trimestre del 2015; sus ganancias crecieron más del 80%.

Gran parte de este crecimiento se debe a un "nuevo incremento en el consumo", informó el China Daily en marzo. "Las compras en línea han sido un motor fundamental para fomentar el consumo", dijo un analista al periódico, "lo cual coincide con la estrategia nacional de incentivar la demanda a nivel doméstico".

Más allá del caso de Alibaba, las ventas del mercado minorista en general aumentaron un 10.6% en marzo, lo cual superó ligeramente las expectativas. Este incremento superó el índice de 10.2% que hubo en enero y febrero.

"Estas cifras son impresionantes, pero su importancia es aún mayor cuando se aplican al tamaño de la población de China", dice Eric. "No olvidemos que hasta ahora, solo hemos visto una pequeñísima parte del potencial de consumo de China. Además del rápido incremento registrado en las ventas minoristas, se puede apreciar este potencial en lo relativo a la penetración de Internet en el país, especialmente si tenemos en cuenta que muchas personas aún no operan en línea."

"Actualmente, solo la mitad de los ciudadanos de China, que suman 1.3 mil millones, tiene acceso a Internet", dice Eric. (Japón y Corea del Sur, países desarrollados del este asiático, tienen índices de penetración de Internet del 91.1% y 85.7%, respectivamente.)

Incluso con una penetración de Internet del 50%, aproximadamente, estaríamos hablando de más de una quinta parte de los usuarios de Internet del mundo entero. Y esto está aumentando: la penetración de Internet en China ha aumentado más de un 11% desde el 2013.

No es el fin del mundo

Volvamos a retomar el tema de la clase media de China por un momento. Está creciendo, pero aún está en ciernes. Solo un 11% de la población entra en la categoría de clase media, según datos de Goldman Sachs. Aun así, los grupos familiares de China suman, en conjunto, reservas netas en efectivo de $4.6 trillones, informó recientemente Forbes . "La ansiedad que los consumidores de clase media expresan, de la cual habla el artículo del New York Times mencionado anteriormente, es de hecho muy natural y no sorprende", dice Eric.

"Estas preocupaciones son absolutamente válidas", agrega, "pero también son el tipo de preocupación que se espera de una clase de población totalmente nueva en el país: una conformada por personas que están accediendo, por primera vez en sus vidas, a un nivel de confort y consumo sin precedentes".

Si miramos más allá, parece bastante obvio que los anhelos de una nueva clase media china-que vive casi exclusivamente en entornos urbanos, que quiere comprar artículos internacionales y que viaja al extranjero con mayor frecuencia-estén en conflicto con un sistema político y económico que todavía se está adaptando para lograr satisfacer esos anhelos. Si estos ciudadanos temen sentir, en poco tiempo, los ajustes provocados por un colapso económico, naturalmente se harán escuchar.

"Estos reclamos por falta de estabilidad no tienen demasiado fundamento porque es justamente el sistema político y económico actual el que ha logrado una gran parte del bienestar y el crecimiento económicos", explica Eric. Los informes sugieren que casi la mitad de los ciudadanos de clase media en China tiene empleos en organizaciones gubernamentales o en compañías que son propiedad del Estado.

De hecho, tal como Xuecun observa en su artículo del New York Times : "Sienten que la causa de sus varias disconformidades es el sistema unipartidista, pero también se percatan de que es este mismo sistema el que les garantiza la vida de comodidades que llevan".

El rápido crecimiento de la clase media en China, en combinación con el lento giro de la economía hacia el consumismo, llevado a cabo en varias décadas, y la orientación de la economía al sector de los servicios, justamente para fomentar dicho crecimiento, sin duda provocará tropiezos y ansiedad continua. "Nada es perfecto", dice Eric.

"Sin embargo, las compañías que estén contemplando la posibilidad de entrar al mercado chino, especialmente en línea, solo deben enfocarse en el nivel de consumo personal, los ingresos y los cambiantes gustos de los consumidores para darse cuenta de que hay un mercado ávido", explica. "Si analizamos el desempeño de tiendas de venta minorista como Alibaba y el constante incremento en el índice de penetración de Internet, resulta evidente que el potencial de consumo de este sector del mercado apenas se está vislumbrando".

Lo importante: es posible que la economía de China no esté creciendo tan vertiginosamente como en décadas pasadas, lo cual es una consecuencia clara del giro que ha dado el país de una economía industrial a una economía basada en los servicios. Sin embargo, el sector de los servicios es un sector en pleno crecimiento que está generando puestos de trabajo y fomentando el consumo. Es por eso que, a pesar de la tormenta, China sigue siendo una buena opción, a corto o largo plazo, para expandirse, especialmente dentro del ámbito de Internet.

 

Chris Hutchins

Especialista en comunicaciones de mercadeo

Chris Hutchins ayuda a producir los materiales de mercadeo y ventas de MotionPoint.

 

Acerca de MotionPoint

Con MotionPoint, las marcas de talla mundial experimentan un crecimiento al atraer nuevos clientes y enriquecer su vida, en los mercados alrededor del mundo.

Además del servicio de traducción de sitios web más efectivo del mundo, la plataforma integral de MotionPoint combina tecnología innovadora, gran cantidad de datos, traducciones de primer nivel y una profunda experiencia de mercadeo internacional. El enfoque de MotionPoint garantiza calidad, seguridad y escalabilidad, necesarias para alcanzar el éxito en un mercado global cada vez más competitivo, tanto en línea como fuera de línea.

 

La plataforma de globalización empresarial líder en el mundo

Contáctenos