La importancia de las traducciones "perfectas para una marca"

Conozca más sobre el arte de la buena traducción y descubra de qué manera incide un buen trabajo en la captación de más clientes y en el incremento de las tasas de conversión.

Avatar de Craig Witt
Craig Witt

26 de febrero de 2018

LECTURA DE 3 MIN

Con frecuencia la traducción es un tipo de arte que pasa desapercibido. Cuando el trabajo está bien hecho, los clientes nunca llegan a enterarse de que están frente a contenido traducido o localizado.

Pero lograr resultados tan auténticos y significativos es todo un desafío. Los clientes globales quieren contenido que sea tan seguro, ingenioso y atractivo como el que un usuario local encontraría en el sitio principal de la marca.

Para lograr esta calidad se necesita una combinación de pasión y practicidad, lo que combina un respeto sin precedentes por la voz de la marca y por lo que ofrece con una profunda comprensión de la cultura y las preferencias del cliente.

Si se hace bien, esta metodología no solo consigue un contenido más atractivo. Es que también consigue un aumento del tráfico de Internet, de las conversiones y de los beneficios.

Cuando la traducción va más allá de las palabras

Las traducciones excelentes crean una experiencia de usuario repleta de fluidez, matices y creatividad, elementos fundamentales a la hora de replicar el carácter de una marca en el mercado global online.

Estas traducciones fieles al espíritu de la marca requieren tiempo y capacidades. En realidad, los lingüistas no ven palabras cuando traducen. En su lugar, trabajan con ideas y conceptos que deben trasladarse a otro paradigma: un idioma con su propia cadencia, sus propias reglas y sus propios recursos.

Las traducciones excelentes crean experiencias de marca repletas de fluidez, matices y creatividad.

Una buena traducción exige un "tono" adecuado

Para crear traducciones excepcionales se necesita contar con fluidez en los matices del otro idioma, como el tono y la formalidad. Lo hemos visto una y otra vez, a menudo con nuestros propios clientes.

Pongamos por ejemplo el caso de una cadena de restaurantes de servicio rápido líder que localizó su sitio web en inglés para ofrecer un mejor servicio a los clientes hispanos de EE. UU. Al principio, el sitio web en español tenía traducciones con un tono "formal" en español, un marcado contraste con el léxico divertido y familiar que se empleaba en su sitio en inglés.

El sitio no contó con un rendimiento bueno. La cadena de restaurantes no entendía el motivo.

Recomendamos cambiar el tono de la traducción de formal a informal, para que se correspondiese con la personalidad divertida de la marca que se transmite en su sitio en inglés. La empresa accedió.

Para crear traducciones excepcionales se necesita contar con fluidez en los matices del otro idioma, como el tono y la formalidad.

Este cambio en el tono marcó la diferencia entre confundir a la audiencia y crear una relación con ella. Tres meses después, los efectos del cambio se vieron claramente: la tasa de rebote del sitio en español se redujo y creció el tiempo que el cliente pasaba en el sitio. También se incrementaron las visualizaciones de la página y las tasas de conversión. Esta experiencia pone de manifiesto dos ideas importantes. Primero, nos enseña que, cuando corresponde, el contenido traducido debería adecuarse para llegar a los visitantes con un tono más personal. Segundo, destaca la importancia de la relevancia y las preferencias culturales.

Una buena traducción exige empatía hacia la audiencia nativa

Con otro cliente, que ofrece servicios en el mercado de Corea del Sur con un sitio web localizado, notamos que las promociones para clientes no estaban funcionando bien. Descubrimos que las promociones "hero" de la página de inicio de la empresa, aunque eran lingüísticamente adecuadas, no tenían el tono que los clientes esperaban. En otras palabras, parecían traducciones, no contenido coreano creado por nativos.

El motivo es el siguiente: mientras que los consumidores occidentales prefieren un estilo más rimbombante de alto nivel para el contenido promocional de la marca, los consumidores coreanos esperan descripciones más detalladas de las ofertas de la marca. Al comprender estos matices del idioma y la cultura coreana, pudimos crear un mensaje que podría parecer ampuloso para los angloparlantes pero que es habitual para los coreanos.

Las traducciones precisas y auténticas ofrecen una experiencia más natural y perdurable para los clientes globales.

El cambio en el rendimiento fue inmediato. Los clics en la promoción "hero" aumentaron un 15% de media y las compras aumentaron un 44% de media. Y cuando proporcionamos más información en productos de gran interés, el sitio logró un aumento de clics del 30% y un incremento del 69% en las compras.

Gracias a nuestra capacidad para lograr traducciones precisas y auténticas, pudimos ofrecer a los clientes coreanos una experiencia más natural y memorable.

Conclusión

La diferencia entre una buena traducción y una traducción fiel a la voz de una marca puede verse afectada por el coste, la calidad, la velocidad y la capacidad. Sin embargo, el factor más importante suele residir en los propios traductores.

Tal y como ocurre en cualquier otra profesión, la pasión por lo que uno hace marca la diferencia entre la mediocridad y la excelencia. Los idiomas son tan dinámicos como la mente humana, por eso no suele haber "una única manera" de decir las cosas. Estos matices propios de las lenguas merecen ser debatidas y exploradas.

En este punto es donde destaca el equipo de traducción de MotionPoint. Adoptamos completamente este secreto básico e inestimable: el amor por la riqueza de los idiomas.

Avatar de Craig Witt
Craig Witt

26 de febrero de 2018

LECTURA DE 3 MIN